Merkel y la Marca Bárcenas

Bárcenas en el Supremo

La Marca Bárcenas le está haciendo mucho daño a la Marca España. Y a la propia imagen y credibilidad exterior de Rajoy. Por varias razones. La primera por lo que está poniendo de relieve de corrupción política en España. La segunda porque todo lo que ha salido hasta ahora no ha tenido ninguna consecuencia política. Aquí no ha dimitido nadie. Sería impensable en Alemania –donde los ministros dimiten por haber fusilado partes de sus tesis doctorales años antes-, o en el Reino Unido, por no hablar de los países nórdicos, donde se hace una clara distinción entre las responsabilidades políticas y las penales. Sigue leyendo

Anuncios

¿Lo harán ellos?

rubalcaba.rajoy

El sistema político está haciendo aguas. Estamos ante un final de régimen, aunque no se sabe el tiempo que tomará transformarlo. Cuando más dure, más difícil será un cambio con reforma y no con ruptura, en un país que no ha sabido nunca reformar sus constituciones –entiéndase reformas a fondo- sino que siempre la has cambiado de forma traumática. Estamos ante una oportunidad de hacer bien las cosas. El problema es ¿quién lo hará? ¿Existen los actores políticos para conducir este cambio?

Reformar la Constitución es necesario, pero no suficiente. Pues hay que actuar también al nivel de todas las instituciones –incluida, claro está, la Corona-, y de los partidos,  con cambios que en algunos casos no resolverán nuevas leyes. Lo más difícil es una transformación de la cultura política imperante, sin la cual todo esfuerzo resultará vano. Pues, a pesar de las diversas constituciones y regímenes, el caciquismo, por ejemplo, tiende a reproducirse, a veces a través de las mismas familias en diversos regímenes (como ha ocurrido, según recuerda José Saturnino Martínez, con los Fabra en Castellón desde principios del siglo pasado). Sigue leyendo

Bajón de nivel

MINOLTA DIGITAL CAMERAEspaña está sufriendo un bajón de nivel. Desde la crisis, desde los recortes y desde que es un país en parte intervenido, se nota en casi todo,  En la economía, en la política, en el debate cultural e intelectual. Se aprecia en la presencia internacional de España. Durante un tiempo, España estuvo en una categoría superior a su peso. “Si alguna vez, España boxeó por encima de su peso en Bruselas, hoy lo hace muy por debajo”, señala Ignacio Molina en un paper recomendable. Lo logró por su cohesión interna y el ejemplo de la Transición, por su dinamismo económico, por su integración en la UE y por un nuevo tipo de relaciones bien diseñadas con América Latina alejadas de la retórica. Esencialmente, lo logró por estar a la altura de los tiempos, porque sabíamos lo que queríamos ser. Sigue leyendo

¿Fin de régimen? Lecciones italianas

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En Italia, Tangentopoli, el alto grado de corrupción política que jueces y fiscales sacaron a la luz a principios de los 90, acabó con los partidos tradicionales, la Democracia Cristiana y el Partido Socialista. Y la eventual reconversión del Partido Comunista hacia lo que hoy, con otros añadidos, es el Partido Demócrata. Y llevó al  surgimiento de un fenómeno populista como ha sido, y sigue siendo, Berlusconi que no acabó con la corrupción sino que, de hecho, la institucionalizó aún más, con nuevos embalajes.

¿Puede algo así ocurrir en España?

En España la crisis es mucho mayor que en aquella Italia donde no hubo realmente un cambio de régimen que sí se puede llegar a dar en España, donde la dimensión política se ha venido a entremezclar con la económica, la social, la laboral y la de las instituciones. Sigue leyendo