¿Fascista? No, pero…

Se ha perdido la vergüenza de votar, y decir que se vota, por partidos de la derecha radical

El nombre de las cosas importa, y acertar con él es fundamental para entender las situaciones y para actuar. Aunque tengan elementos del fascismo, los actuales movimientos de derecha radical o extrema en Europa y en las Américas no son fascistas, lo que no los hace menos peligrosos. Pero abusar del término puede acabar siendo contraproducente. Más aún cuando una de las características del momento es que, el fenómeno Trump ha contribuido a ello, se ha perdido la vergüenza de votar, y decir que se vota, por este tipo de partidos.

https://elpais.com/elpais/2018/12/21/opinion/1545392409_475090.html

Anuncios