La tecnología militar que lleva en su bolsillo

Darpa2Usted probablemente lleve un teléfono inteligente, un smartphone, en su bolso o bolsillo. Quizás un iPhone. O incluso una tableta iPad. De lo que quizás no es consciente es de que las tecnologías que lo han hecho posible derivan de las investigaciones impulsadas por el Pentágono, y especialmente en los últimos lustros, por DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency, creada en 1958). Como recuerda Mariana Mazzucato en su libro The Entrepreneurial State: Debunking Public vs. Private Sector Myths (El Estado emprendedor) -que adelantó en 2011 en un estudio para el think tank británico Demos-, en el iPhone hay doce tecnologías impulsada desde estos fondos e intereses militares.

Entre ellas, destacan semiconductores, memoria DRAM, microdiscos duros, pantallas de cristal líquido, baterías de li-ion; procesamiento digital de señal basado en algoritmos FTT; el famoso protocolo HTTP y el lenguaje HTML y redes para móviles, además del sistema GPS, las pantallas táctiles avanzadas,  las ruedas de navegación, y la inteligencia artificial con un programa de usuario de interface de voz-usuraio (SIRI). Sin estas tecnologías y apoyo, el milagro del genio de Steve Jobs, pues lo fue,  y de Apple, no se hubiera materializado.

En realidad, lo que apunta Mazzucato no es una novedad. Lo militar ha estado detrás de muchos de los avances tecnológicos a lo largo de la historia y más aún con la revolución industrial. Es sabida la importancia del desarrollo del radar para los hornos microondas, o que el café soluble que conocemos, aunque se inventó antes, deriva de un programa militar para proporcionar esta bebida a los soldados estadounidenses en el frente en la Segunda Guerra Mundial. El gasto militar en EE UU ha sido una manera de hacer política industrial (el famoso “complejo industrial-militar” que denunció Eisenhower), lo que resultaba menos evidente con el fin de la Guerra Fría. Un buen libro al respecto fue el The knowledgeable State, El Estado conocedor (1982) en el que Maurice Pearton repasaba la relación entre diplomacia, guerra y tecnología desde 1830. Hace una década, ya en plena posguerra fría, el Pentágono, a través de DARPA, ofreció apoyar una serie de “grandes retos” tecnológicos a empresas privadas. De hecho, en algunos sectores, como la conducción automática de vehículos, el sector privado parece haberse adelantado al militar con los coches que aparcan solos.

Lo más interesante del libro de Mazzucato, no es todo esto –que sí es lo más atractivo y recupera el origen militar de Internet-, sino que apunta a la necesidad de política industrial desde las instancias públicas, deshaciendo algunos mitos supuestamente liberales. Es el Estado en EE UU el que está también detrás del empuje por la economía verde, mientras que en Francia el Gobierno de François Hollande está impulsando una “tercera revolución industrial” con un plan de 3.500 millones de euro a inyectar en 34 sectores que considera clave. Eso es prospectiva pública: no adivinar el futuro, sino contribuir a conformarlo.

La política industrial de EE UU es fuerte, aunque parece haber tenido un gran papel en el hecho de que una parte de la manufactura esté  regresando a EE UU, desde China y otros lugares que han visto crecer sus costes laborales. Sin embargo, este flujo no se está traduciendo necesariamente en más empleos, pues la automatización implica que la industria está avanzando hacia más producción con menos trabajadores.

Pero el mensaje del libro de Mazzucato es claro y debe ser objeto de debate en una España que ha acelerado su desindustrialización con la crisis, pero que cuando hace política industrial a menudo no sabe elegir bien a sus sectores ganadores: Es necesaria una política industrial desde el Estado, y además que ese dinero público que llega a la I+D+i y a empresas que luego eluden impuestos, acabe de alguna forma revirtiendo a la sociedad. Que se democratice la innovación.

Anuncios

3 pensamientos en “La tecnología militar que lleva en su bolsillo

  1. No lo dudo, la mayoría de avances tecnologicos (Incluso los videojuegos), comenzaron como una iniciativa militar o con fines militares, es por ello que no dudo el que la milicia norteamericana o japonesa tenga hoy en día la tecnología que veremos dentro de 20 años, saludos http://www.setuplan.com/

  2. Los españoles hemos estado a la cola por decenios. Después de FF hubo y hay un
    salto hacia adelante. Pero los otros también han saltado. Es necesario, para sobrevivir,
    seguir saltando como las ranas.

  3. Pingback: La tecnología militar que lleva en su bolsillo. « MacroMatters

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s