Recuerdos de futuros

la_persistencia_de_la_memoria

La memoria sirve para mirar tanto hacia atrás como hacia adelante. Entiéndase la memoria autobiográfica, no la colectiva aunque quizás también. Con ello caemos de nuevo en la idea de la vida como proyecto, de la preocupación por el futuro, por su futuro, de cada ser humano. Uno de los libros recientes más interesantes al respecto es  Pieces of light: How the new science of memory iluminates the stories we tell about our past (Piezas de luz: Cómo la nueva ciencia de la memoria ilumina los cuentos que nos narramos sobre nuestro pasado), de Charles Fernyhough (Harper Collins 2013), escritor, novelista y psicólogo que ha logrado aunar los conocimientos más recientes en la materia con sus propias vivencias familiares y lo que ha encontrado en la literatura.

Este verano presencié cómo un amigo, habitualmente con buena memoria (por si acaso escribe a diario en sus libretas) había asumido como de su propia familia un evento que había ocurrido años antes en la de su mujer. De tanto oírlo, lo había importado como recuerdo propio. Y, efectivamente, a menudo los recuerdos son recuerdos de cosas que otros han recordado previamente. También asumimos como verdaderos recuerdos que sabemos que son falsos. O los deformamos rápidamente. Como recoge Fernyhough, un año después de los atentados del 11-S solo un 67% de los ciudadanos tenían recuerdos coherentes con los informes originales. El resto los había cambiado en sus mentes.

Aunque resulte de utilidad, debemos fiarnos poco de la memoria, pues recordar consiste más en recombinar múltiples fuentes de información que en llamar a la mente una representación fija de un evento. No se recuerda, sino que se reconstruye en cada momento, con los errores consiguientes y a menudo con nueva información y  nuevos sentimientos, lo que lleva a mezclar cosas. La memoria tiene una naturaleza reconstructiva. Y al reconstruirlos, cambia los recuerdos.

Es

Anuncios

Un pensamiento en “Recuerdos de futuros

  1. Me gusta y mucho; si además soy el primero en decirlo mejor. Este asunto de la memoria me interesa, aunque aún me hubiera interesado más antes de escribir “El Oficio de unir” un libro producto de “mi memoria” y, veo ahora, de mi imaginación. En cualquier caso una excelente reflexión que me guardo porque pienso volver sobre ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s