Merkel y la Marca Bárcenas

Bárcenas en el Supremo

La Marca Bárcenas le está haciendo mucho daño a la Marca España. Y a la propia imagen y credibilidad exterior de Rajoy. Por varias razones. La primera por lo que está poniendo de relieve de corrupción política en España. La segunda porque todo lo que ha salido hasta ahora no ha tenido ninguna consecuencia política. Aquí no ha dimitido nadie. Sería impensable en Alemania –donde los ministros dimiten por haber fusilado partes de sus tesis doctorales años antes-, o en el Reino Unido, por no hablar de los países nórdicos, donde se hace una clara distinción entre las responsabilidades políticas y las penales.

Que una ministra como Ana Mato siga en su puesto tras las imputaciones de corrupción a su marido resultaría impensable en esas otras sociedades. Y, tenga los fundamentos que tenga, la imputación a Magdalena Álvarez también afecta a nuestra reputación como país, pues en la actualidad es Vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones. Claro que otros también han pasado apuros con la justicia de su país como la francesa Largarde al frente del FMI, puesto que, por cierto, abandonó Rodrigo Rato, otro golpe a la reputación internacional de España. Pero en España la acumulación de casos, la cantidad, está produciendo un mal efecto cualitativo.

La Marca Bárcenas afecta al crédito reputacional de España. Y si por un casual –que probablemente es lo que busca el acusado – el proceso acabara declarándose nulo, o aislado en el extesorero del PP, este crédito entraría en números rojos. A lo que se suma el caso Urdangarín y muchos otros.

Hoy la Marca Bárcenas está haciendo mucho daño a España. Y lo pagamos todos. No sólo, si acaso, él.

Merkel está muy al tanto de todo esto y de lo que, en general, pasa en España. Como los otros Gobiernos. Nos están mirando con lupa, para saber si somos de fiar o no, y si este y otros casos van a tener consecuencias políticas graves sobre la gobernabilidad de España. Pues también preocupa que por el caso Bárcenas el Gobierno entre en inestabilidad, y se frene la capacidad de reformas económicas en España.

Y no sólo miran a la política y a los escándalos de corrupción, sino también a la sociedad. Cuando la canciller alemana afirma, al pensar en España (y otros países de nuestro entorno) dice que “los ricos en los países más afectados por la crisis podrían ser muy útiles si se comprometieran más” y que “es muy lamentable que parte de las élites económicas asuman tan poca responsabilidad por la deplorable situación actual“, está expresando en sus propios términos una evidencia que ya habíamos puesto de manifiesto.  “Hay un desentendimiento de las élites con la suerte de los ciudadanos que choca a más de un observador de países con un sentido democrático más avanzado. En España sigue habiendo clase dominante antes que una clase dirigente”, escribí  recientemente. Disculpen la larga autocita. Pero es algo muy serio. Está en la base misma de la democracia. En esto coincido plenamente con Merkel, que no es precisamente una radical.  ¿Nos tienen que sacar el espejo desde fuera para que nos miremos en él?

Anuncios

2 pensamientos en “Merkel y la Marca Bárcenas

  1. Leo lo que dice en el artículo sin conocerle y según sigo el hilo del rintintín dialéctico, me imagino a un opositor de izquierdas y de facto me imagino que está haciendo el trabajo para el derrocamiento de un gobierno a cuyo partido no votó jamás y nunca aceptó el resultado de las urnas, desde el primer día de perder su partido…Analizo su nombre y !zas! la prueba es que es Vd del diario el país!! Así que también perdió Vd, la credibilidad de lo que dice por estar escorado al lado contrario de la política que critica…Ya ya,claro que eso no minimiza los escándalos de éstos tipejos del “don dinero”, peeeeero que poco habla de lo que no le conviene, me refiero a Andalucía…Siga siga haciendo el trabajo de la internacionalización del 15 m pero no le creo ya, caballero: por definirse políticamente. Soy adepto a iberglobal pero ya vi el mismo sectarismo antes de las elecciones generales…

  2. Esta acumulación de casos está provocando en el exterior, y en la UE, la misma impresión que en España: la élite política española no es fiable. Pero no carguemos sólo contra los políticos, el botín de la familia Botín en la banca suiza no creo que tampoco acredite al país, pero refuerza la idea de una élite poco fiable.
    Esto no va de élites extractivas. LO que está sucediendo en España es que no hay fuerzas sociales que contrapesen a las élites políticas y empresariales. Y alguna llamada a hacerlo, la sindical, por ejemplo, hacedicido copiar lo peor de l a política..
    Un saludo
    John Falstarr
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s