66.000 millones ¿es mucho?

marshall-plan-2Los gobiernos de Alemania, Francia, Italia y España quieren que el próximo Consejo Europeo, el 28 de junio, saque adelante un plan de emergencia para combatir el paro juvenil (tasa de 23,2%, 57,2% en España) de 66.000 millones de euros, 6.000 en dos años a través de fondos europeos y, la mayor partida de préstamos del Banco Europeo de Inversiones (BEI), de aquí a 2020. ¿Es mucho? ¿Es poco? ¿Es suficiente?

El Consejo Europeo de hace un año decidió un programa de impulso económico de 120.000 millones, el Pacto de Crecimiento y Empleos, que necesita, como han pedido Hollande y Merkel, acelerarse. Pero la UE es demasiado a menudo demasiado lenta. La realidad va más deprisa.

66.000 millones de euros, es la mitad del equivalente del Plan Marshall: el Programa para la Reconstrucción de Europa, del que España, por Franco, se quedó fuera. Supuso el desembolso por parte de EE UU entre 1948 y 1951 del equivalente a 125.000 millones de euros de hoy, según cálculos recientes. La parte receptora tuvo que poner otro tanto. Ahora es dinero de los propios europeos a través del BEI, que así suple, en parte, las carencias de diseño del Banco Central Europeo (BCE) que no puede inyectar dinero en la economía al estilo de la Reserva Federal de EE UU o del Banco de Japón.

En términos relativos, sin embargo, el Plan Marshall supuso entre el 0,3% del PIB para Suecia y 14% para Austria, o un 2% de media. Los 66.000 millones de euros suponen un poco más que medio punto del PIB de los 27 para varios años. Pero a la vez es mucho si se piensa que es la mitad del presupuesto anual  de la UE, aunque éste sea raquítico para las necesidades de la Unión, e indica que hay nuevas prioridades . En cuanto al BEI, el volumen total de préstamos que concedió en 2012 asciende a 53.000 millones de euros (en 60 países, es decir, más allá de la UE). Estamos hablando de un salto.

Aunque la cuestión  no es sólo de cifras. Martin Schultz, socialdemócrata alemán, presidente del Parlamento Europeo y aspirante a la presidencia de la Comisión Europea, señala  que “en el Parlamento Europeo llevamos meses pidiendo estas ayudas para el empleo juvenil. El plan llega por tanto tarde”, aunque no demasiado tarde, ni se puede considerar que no sea nada. Quizás tenga razón al afirmar que “Europa necesita más imaginación”. Aunque la cuestión mayor no es sólo un plan de empleo juvenil, sino de financiación de las Pymes. Y ésta no llega. Y cuando llega, las Pymes españolas, por la prima de riesgo y otros factores, se han de financiar de forma más cara, entre tres y cinco puntos, que las alemanas.

Hay que señalar que la tasa de paro juvenil no se refiere a todos lo jóvenes entre 16 y 24 años, sino sólo a aquellos que trabajan o buscan trabajo, por lo que no se tiene en cuenta a quienes están estudiando o se dedican a tareas del hogar. Con lo que el paro en esa juventud es una cuarta parte. Excesivo. Según el sociólogo José Saturnino Martínez, autor de Estructura social y desigualdad en España  (Catarata 2013) la tasa de paro juvenil en nuestro país tiende a ser el doble que la tasa de desempleo general, igual que en la mayoría de los Estados de la UE. También en esta crisis. Por ello, propugna que hay que abordar políticas para reducir el paro en general, lo que conllevará la reducción del juvenil.

España, hay que insistir, no crecerá, ni creará empleo, si no llega el crédito a las Pymes y a las familias. No sólo eso, sino que como bien demuestra un estudio de Javier  Andrés,  de Fedea, ante la falta de crédito las empresas tienen que intentar aumentar su margen de beneficio para autofinanciarse, lo que va en contra de la competitividad de cada una y del país. Ahí hacen falta medidas. Pues lo que falta en Europa, más allá de un posible New Deal y de formar mejor a los jóvenes y no tan jóvenes que no encuentran empleo, es un plan de crecimiento. Pero, paradójicamente, de crecimiento se habla poco. Claro que como recuerda Philip Stephens, el crecimiento, al contrario que la austeridad, no es una política, sino un objetivo.

Anuncios

Un pensamiento en “66.000 millones ¿es mucho?

  1. La creación de empleo para jovenes es en el fonod una cuestión de pura solidaridad, es imprescindible que todas las empresas incorporen a sus cuadros un numero de empleados porcentual al total de contratos en vigor en el ámbito de la empresa. No hay excusas y por tanto debe establecerse con carácter preceptivo. No es sólo un problema de financiación , es también un problema filosófico. En España, hay que dedecirlo no existe voluntad empresarial y confianza en los nuevos trabajadores jóvenes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s