Cuando los alemanes se sienten más pobres que los griegos

Der-Spiegel1

Los datos los carga el diablo. Pero las estadísticas son cosa del ser humano. Y no digamos ya las encuestas y lo que se hace con ellas. Sobre todo si lo hace una institución como el Banco Central Europeo y sus conclusiones, en lo que es la tragedia de la simplificación, son manipuladas política y mediáticamente en Alemania, una sociedad que siente que se ha empobrecido, y busca cualquier excusa para probárselo. Pero cuidado, los números no son neutrales.

El Banco Central Europeo publicó hace poco un estudio con una primera oleada de encuestas sobre la deuda y riqueza de los hogares en la eurozona. Conclusión aparente: los hogares griegos, italianos, chipriotas y españoles son más ricos que los alemanes. Saltó a las primeras páginas de la prensa seria alemana (Der Spiegel: “La mentira de la pobreza: Cómo los países de la crisis de Europa esconden su riqueza”, con la portada que se reproduce) y de la amarilla. Baste un ejemplo de lo que indica el informe: la mediana de riqueza neta de los hogares españoles es de 291.000 euros (los chipriotas, 671.000); y la de los hogares alemanes de tan sólo 195.000.

Es evidente que los alemanes son más ricos que los del sur de Europa. ¿Dónde están las trampas? Son varias.

En primer lugar, el estudio del BCE prefiere utilizar la “mediana” y no la “media” de los ingresos de las familias. La mediana se calcula dividiendo la distribución de ingresos en dos grupos iguales: el de la mitad de los que tienen ingresos superiores a esa cifra, y la otra mitad, por debajo. La media es algo diferente, es la suma de los ingresos de todos los hogares divida por el número de familias. Es una diferencia muy común en estadística. Elegir la mediana reduce el peso de los extremos en el cálculo y refleja así una posición más estable. El problema, en este caso, es que la alemana es una sociedad mucho más desigual que la española o italiana. En ella, la diferencia de riqueza entre el 20% de los hogares más ricos y los de los más pobres es de 74 veces, como recuerda en una dura crítica al estudio del BCE el economista Paul de Grauwe, mientras es mucho menor en los países del Sur de Europa, con lo que el peso de los más ricos y de los más pobres queda, de hecho, disminuido en el dato resultante. Al utilizar la mediana en vez de la media, lo que se viene a decir es que “no hay por qué ayudar al sur que es más rico”. De paso, se desvía así la atención de las desigualdades en Alemania. Y del hecho de que, efectivamente, Alemania va mejor que los alemanes. Su manipulación política en plena campaña electoral es evidente.

Pues, en segundo lugar, la riqueza de un país no es sólo la riqueza de sus familias, al contar también la riqueza del Estado –de todo lo público- y de las empresas privadas. Con lo que Alemania es mucho más rica. En tercer lugar, tampoco se toma en cuenta de que en el Sur de Europa, los hogares son mucho más amplios en número de personas que habitan en ello que en Alemania, que tiene un tamaño medio de hogar de los más reducidos de la Eurozona. O que la tasa de propiedad de casas es mucho más elevada (por encima del 80%) en España que en Alemania. Finalmente, estos datos son en general pre-crisis y la situación de las familias en el Sur de Europa se ha deteriorado mucho más que en el Norte.

Incluso ha tenido que salir la canciller Merkel a afirmar que, efectivamente, los alemanes son más ricos que los griegos y que los habitantes del resto del Sur de Europa. Pero si esta tormenta ha cuajado es porque los alemanes sienten que se han empobrecido en los últimos 10 años con las reformas que ha tenido que aplicar. Ellos piensan que han hecho sus debidos sacrificios. ¿Prestan atención a los 6,2 millones de parados en España?

El BCE ha señalado que el objetivo de su estudio era calcular mejor el efecto de una subida (que le iría bien a Alemania, como afirma Merkel) o bajada de tipos de interés sobre las finanzas de los hogares de cada país. Pero como señala De Grauwe, “rara vez las estadísticas se han utilizado  tan incorrectamente con propósitos políticos”. Con este informe, el BCE ha socavado una parte de su reputación.

También la han socavado, en otra polémica sobre otro error estadístico con consecuencias conceptuales,  Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff quienes en un famoso paper (ni siquiera propiamente terminado) concluyeron que una deuda pública nacional por encima del 90% del PIB reducía el crecimiento. Bueno, no era tan simple, pero así se simplificó. Si sólo quieren leer un comentario sobre esto, recomiendo el de Martin Wolf, pues más allá de las habituales críticas insiste en la diferencia entre causas y correlaciones o asociaciones, cuando se miran a los datos en las mal llamadas ciencias sociales. Los autores han respondido a sus críticos.

Aquellas conclusiones de Reinhart y Rogoff han sido utilizadas por muchos políticos para justificar la política de austeridad. Pero ésta, tras el intento keynesiano para una crisis que se auguraba corta, precedió al estudio académico que se publicó a principios de 2010, y en versión definitiva en mayo de 2010 cuando la apisonadora pro-austeridad empezaba a arrollar (como pudimos dramáticamente comprobar en España ese mismo mes). De hecho, la ola contra la austeridad –en la que Merkel se resiste a subir, aunque es la que realmente podría y debería- se ha puesto en marcha antes de esta polémica, y la está utilizando en su apoyo.

El mundo académico a menudo es utilizado políticamente. Pero también influye. De hecho, como anécdota,  cuando empezaron los problemas de deuda de España, empezó a circular desde EE UU el dato que nuestro país había suspendido pagos siete veces en el siglo XIX. ¿De dónde venía ese dato? Pronto lo encontramos en el libro de Reinhart y Rogoff, Esta vez es diferente: Ocho siglos de necedad financiera, un excelente y ya indispensable estudio cuya primera edición salió en EE UU a finales de 2009. Lo dicho, los datos los carga el diablo. Y, a veces, el diablo existe y tiene nombre propio.

Anuncios

4 pensamientos en “Cuando los alemanes se sienten más pobres que los griegos

  1. Estimado Andrés,

    Si te es posible, tendrías que preguntarles a Olympia Bover y Ernesto Villanueva, Banco de España, representantes españoles para el estudio de marras del BCE, cuyo enlace nos ofreces, (ver lista de página 110), que por qué han aceptado para las estadísticas del estudio la aplicación de la “mediana”. Bueno, también están, por el BCE, Sebastián Pérez Duarte y Carlos Sánchez Muñoz que supongo son también españoles.

    Entiendo lo que dices, pero al juzgar dicho estudio (aparte de leerlo, cosa que seguro has hecho) convendría también que consultar a estos cuatro españoles implicados que, en cierto modo, son firmantes. Supongo que no deben de ser tontos… Pero lo mismo están sus nombres sólo por figurar… Aunque por lo que se refiere a la Sra. Bover, no lo creo, pues aparece citada en la bibliografía (página 105) hasta dos veces.

    En fin, supongo que además de leernos el Der Spiegel, tendríamos que leer también el informe del BCE para formarnos una opinión matizada sobre todo esto, me temo que me voy a quedar en situación de “aporía”, término que, como es sabido, viene al caso por ser griego y que equivale a quedarse en tablas.

    En general, cuando las revistas “generalistas” o los periódicos divulgan informes técnicos, sobre todo si son de economía, medicina o ciencia, tiendo a tomármelo con “mica salis”… Aunque , toda regla tiene excepción, sobre Reinhart y Rogoff, el País de hoy, en “el acento”, dice algo que me parece bastante acertado:

    http://elpais.com/elpais/2013/04/29/opinion/1367259114_024508.html

    Saludos cordiales

    Ramón (hermano de Patricia)

  2. El colmo, que los alemanes, a punto de ganara la Champions, nos vapuleen con este articulo.! Bromas aparte, que acertado está Andrés y el BCE se ha cubierto de gloria una vez más. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s